Misterio

 

Querida alma al otro lado de la pantalla,

En medio del caos acelerado que hemos escuchado en los últimos días en las noticias, es normal sentir dolor en el centro de tu corazón. Los contrastes son grandes maestros, y desde el dolor, puedes valorar mucho más la alegría. La dualidad es una danza y el yoga siempre tiene un lugar cuando el movimiento es una metáfora.

Después de que la tragedia entra en nuestra experiencia personal o colectiva, algo que ralentiza nuestro crecimiento es la idea de que no debemos sentir lo que sentimos. Si tenemos dolor, nos decimos a nosotros mismos que deberíamos superarlo y ser más positivos. Si estuviéramos experimentando alegría y gratitud, es posible que sintamos que no deberíamos …

En mis clases siempre digo: Nota como te sientes sin hacer ningún juicio, localiza la parte de tu cuerpo donde lo sientes. No puedes hacerlo mal y la forma en que tu lo haces es correcta siempre que se sienta honesta y verdadera para ti.

De esta forma se da valor a la autenticidad. En medio de la desestabilización de las estructuras, emerge la oportunidad de levantarte por lo que tu crees y ofrecer tu impacto en tus círculos. Tu servicio más poderoso vendrá de confiar en que has honorado tu propia experiencia. Confiar en ti mismo te apoya a ti mientras tu apoyas a otros.

Parece como si el mayor misterio se nos revelara, en formas que podemos entender y en formas que no. Nos encontramos en un cruce entre el miedo y la confianza. En mi propia experiencia he aprendido a confiar en el dolor y a confiar en la alegría. Mi gran maestro en esto ha sido la meditación.

Puede que tu mente se sienta desbordada por inmensas emociones mientras sirven de carburante para tu cuerpo, y puedes encontrar formas de mover tu cuerpo para traer a tu sistema nervioso de vuelta al equilibrio y tu conciencia de vuelta al centro. Tal vez es yoga. Tal vez es correr, o bailar, o esto o lo otro. Te animo a notar: ¿qué rol juega el movimiento para ayudarte a acceder a tu más confiado y verdadero sentido de ser?

Te invito a sentarte con tu cuerpo y mente después de moverte para hacer esta práctica formal de mindfulness.

Con profundo amor y apreciación

Itzíar