La escasez: La gran mentira

Escasez: La gran mentira

La escasez: La gran mentira

«Hay una ley natural de la abundancia que impregna el universo entero, y que no fluirá nunca a través del sendero de aquellos que creen en la escasez y en la limitación».

Paul Zaiter

Lynne Twist en su libro «El alma del dinero» nos cuenta como durante años ha estado comprometida con la vida y las circunstancias de muchas personas que viven en condiciones devastadoras, donde la falta de comida, agua, techo, libertad y oportunidades condicionan toda acción y toda conversación.

Otros, en todos los aspectos, tienen mucho más de lo que necesitan para satisfacer sus necesidades: más dinero, más comida, más autos, más ropa, más educación, más servicios, más libertad, más oportunidades, más de todo. Sin embargo, sorprendentemente en ese mundo de excesiva abundancia, la conversación también está dominada por lo que no se tiene y por lo que se quiere tener. No importa quienes seamos y cuales sean nuestras circunstancias, todos nos enfrascamos en conversaciones sobre aquello de lo que no se tiene suficiente.

Lo reconozco en mí misma. Para mí, y para muchos de nosotros, el primer pensamiento del día es: «No dormí lo suficiente». El siguiente pensamiento es: «No tengo suficiente tiempo». Y sea esto cierto o no, ese pensamiento de no suficiente viene a nosotros de manera automática antes de siquiera pensar en cuestionarlo o analizarlo. Pasamos la mayor parte de las horas y los días de nuestra vida escuchando, explicando, quejándonos o preocupándonos acerca de lo que no tenemos suficientemente. No tenemos suficiente tiempo, no tenemos suficiente descanso. No hacemos suficiente ejercicio. No tenemos suficiente trabajo. No tenemos suficientes ganancias. No tenemos suficiente poder. No tenemos suficiente recursos naturales.

Por supuesto nunca tenemos suficiente dinero. No estamos lo suficientemente delgados. Nunca somos lo suficientemente inteligentes, lo suficientemente hermosos o dignos o educados o exitosos o ricos. Aún antes de salir de la cama, antes siquiera de que nuestros pies toquen el suelo, ya nos sentimos insuficientes, como si estuviéramos al final de la fila, como perdiendo algo, como careciendo de algo. Y cuándo nos vamos a la cama en la noche, nuestra mente compite con una letanía de cosas que no obtuvimos o que no hicimos ese día. Nos vamos a dormir abrumados por esos pensamientos y nos despertamos bajo un ensueño de carencia.

Este mantra del no suficiente continúa todo el día y se convierte en una especie de escenario predeterminado para nuestro pensamiento en relación con todo, desde el efectivo que cargamos en nuestro bolsillo hasta la gente que amamos o el valor de nuestra propia vida. La escasez es una gran mentira!

Lo que empieza como una simple expresión propia de una vida apresurada se desarrolla en la gran justificación de una vida insatisfecha. Se convierte en la razón por la que no podemos tener lo que deseamos  o ser quienes queremos ser. Se convierte en la razón por la que no podemos lograr las metas que nos hemos fijado, la razón por la que nuestros sueños no pueden hacerse realidad, la razón por la que comprometemos nuestra integridad, por la que nos damos por vencidos o por la que descartamos a otros.

Sin embargo, tenemos la opción de adoptar o no esta cultura de la escasez y dejar que gobierne o no nuestras vidas.

La escasez: La gran mentira es uno de los capítulos del libro de Lynne Twist que considero lectura obligatoria.

Salir de esta cultura de la escasez y entrar en el reino de la abundancia se puede trabajar, cambiando creencias. Entrenando nuestra mente para elegir que pensamientos dejo entrar y a cuales les doy fuerza.

Si quieres dejar ir estos mitos de la escasez y conectar con un profundo sentido y propósito en tu vida, el programa Yoga Life Coach, es para ti.

Recuerda compartir esto con tus amigos, si quieres expandir el amor.

Con profunda apreciación y amor infinito,

Itzíar

 

 

No Comments

Post A Comment